45 metáforas y moldes creativos para innovar

37-EMPOTRA DATOS

MOLDE 37

EMPOTRA DATOS

VOTA
[Total: 0   Promedio: 0/5]

Ante un problema por resolver, a menudo echamos mano de la tecnología. Pero también ocurre al revés: la aparición de una tecnología innovadora allana el camino para descubrir problemas que antes no tenían una solución tan factible, ni evidente.    

Las “RFID” o etiquetas de radiofrecuencia han abierto enormes oportunidades de innovación en muchos ámbitos. Son el sustituto natural de los famosos códigos de barra, al que superan en muchas prestaciones.

Para una mejor comprensión de este molde se recomienda leer lo que dice la Wikipedia del RFID, que aporta abundante información sobre su funcionamiento técnico y la multitud de aplicaciones que tiene esta tecnología. De momento, aquí te adelantamos algunas ideas:

RFID (Radio Frequency IDentification, o en español identificación por radiofrecuencia) es un sistema de almacenamiento y recuperación de datos remoto que usa dispositivos denominados etiquetas, tarjetas, transpondedores o tags RFID. El propósito fundamental de la tecnología RFID es transmitir la identidad de un objeto (similar a un número de serie único) mediante ondas de radio.

Las etiquetas RFID son unos dispositivos pequeños, similares a una pegatina, que pueden ser adheridas o incorporadas a un producto, un animal o una persona. Contienen antenas para permitirles recibir y responder a peticiones por radiofrecuencia desde un emisor-receptor RFID. Las etiquetas pasivas no necesitan alimentación eléctrica interna, mientras que las activas sí lo requieren. Una de las ventajas del uso de radiofrecuencia (en lugar, por ejemplo, de infrarrojos) es que no se requiere visión directa entre emisor y receptor.

El modelo que sugiere la tecnología de RFID radica en la posibilidad de añadir o “empotrar” abundante información en objetos y sujetos en movimiento.

Esta funcionalidad puede revolucionar la logística, la georreferenciación, la gestión de flujos o la trazabilidad, como sugieren estos ejemplos:

  • Mejora de la seguridad y la gestión de los procesos de manipulación y trazabilidad de alimentos, y cualquier objeto en movimiento que necesite una monitorización continua y especial.
  • Gestión de eventos complejos gracias a la introducción de etiquetas inteligentes en las credenciales de los participantes.
  • Tracking online de las empresas de mensajería, o para monitorizar carreras deportivas masivas (por ejemplo, los maratones).
  • Gestión y monitorización de equipajes desde que el viajero lo entrega en facturación hasta en el interior de la bodega del avión.
  • Chips RFID, diseñados originalmente para el etiquetado de animales, que pueden ser implantados en humanos. Parece de ciencia ficción, pero empiezan a manejarse aplicaciones para el acceso seguro a edificios y ordenadores, para solucionar problemas de usurpación de la identidad, al acceso seguro a un edificio, al almacenamiento de expedientes médicos e incluso, como herramienta anti-secuestro.

En la actualidad, la aplicación más importante del RFID es la logística. El uso de esta tecnología permitiría tener localizado cualquier producto dentro de la cadena de suministro. En lo relacionado a la trazabilidad, las etiquetas podrían tener gran aplicación ya que las mismas pueden grabarse, con lo que se podría conocer el tiempo que el producto estuvo almacenado, en qué sitios, etc. De esta manera se pueden lograr importantes optimizaciones en el manejo de los productos en las cadenas de abastecimiento teniendo como base el mismo producto, e independizándose prácticamente del sistema de información.

En cualquier caso, los expertos reconocen que su simple aparición está cambiando la perspectiva de solución para muchos problemas, sobre todo con el creciente abaratamiento que están teniendo las etiquetas-RFID.

RFID e Internet de las Cosas

Como se explica en la web de FQ Ingeniería Electrónica, hoy se habla mucho del Internet de las Cosas (en inglés Internet of Things, IoT) pero… ¿qué es exactamente? Una forma de explicarlo es como un ecosistema de tecnologías que monitorizan el estado de objetos físicos, capturando datos significativos, y comunicando esta información a aplicaciones software a través de redes IP. Estos datos se pueden comunicar al fabricante, al usuario y/o a otros dispositivos conectados a la red. Estos sistemas incluyen: 1) los objetos inteligentes (Smart Objects), 2) comunicaciones máquina a máquina (M2M, machine to machine), 3) tecnologías RF y, 4) un hub central de información.

El internet de las cosas requiere de algunos elementos para habilitar la comunicación entre dispositivos y objetos, por ejemplo, que los objetos sean “aumentados” con una tecnología Auto-ID, típicamente con un tag RFID, que permita que el objeto sea identificable unívocamente. Además, un tag RFID permite que el objeto comunique sin cables cierto tipo de información, lo que nos lleva a otro tipo de requerimiento, la capacidad de monitorizar datos. Los objetos inteligentes tendrán integrados un tag RFID y un sensor para medir datos. El sensor puede capturar fluctuaciones en la temperatura del entorno, cambios en las cantidades, u otro tipo de información. Esta información se almacenará en la memoria del tag y el lector RFID tendrá la capacidad de leerlo para poder enviar la información a la base de datos. Cualquier tipo de lector RFID nos puede servir para este propósito, pero serán preferibles aquellos con comunicaciones Ethernet.

Gracias a esta nueva capacidad de los objetos de reportar datos en tiempo real, los usuarios tienen la posibilidad de tomar decisiones de forma más rápida y precisa. En la cadena de suministro, los administradores serán capaces de monitorizar el estatus de los envíos, como por ejemplo una caja llena de fruta. Con sensores, tags RFID y lectores RFID, el administrador ve en tiempo real la localización exacta de la caja dentro del almacén, el punto de origen de las frutas, los días que quedan antes de que expiren, y la temperatura.

RECOMENDACIONES DE USO

Para implementar innovaciones con el uso de la tecnología RFID, es importante tener en cuenta aspectos éticos y de privacidad. La Wikipedia advierte que algunos usos están generando polémica, y los argumentos a considerar son estos: 1) El comprador de un artículo no sabe habitualmente de la presencia de la etiqueta, ni es capaz de eliminarla, 2) La etiqueta puede ser leída a cierta distancia sin conocimiento del individuo, 3) Si un artículo etiquetado es pagado mediante tarjeta de crédito o conjuntamente con el uso de una tarjeta de fidelidad, entonces sería posible enlazar la ID única de ese artículo con la identidad del comprador. La mayoría de las preocupaciones giran alrededor del hecho de que las etiquetas RFID puestas en los productos siguen siendo funcionales incluso después de que se hayan comprado los productos, y esto podría utilizarse para propósitos cuestionables sin relación alguna con las funciones de la cadena de suministro.

PREGUNTAS PARA LA REFLEXIÓN

Para trabajar este molde te invitamos a hacerte estas preguntas pensando siempre en tu organización o proyecto de empresa:

  1. ¿Trabajas con productos que se mueven, que circulan, dentro de una cadena de logística o distribución, y que aumente su valor en la medida que aporten más información?
  2. ¿Se puede cargar información de valor en tus productos, por ejemplo, de higiene, seguridad, o calidad medioambiental?
  3. ¿Prestas algún servicio, comercializas un producto, o desarrollas una actividad donde la localización rápida de un objeto, animal o persona implique una ventaja competitiva? ¿necesitas saber rápidamente dónde está algo/alguien? ¿Puede servirte esta tecnología para mejorar la seguridad de tus productos? ¿Te vendría bien encontrar artículos de forma rápida en las estanterías de los almacenes o en la biblioteca de una vivienda?
  4. ¿Se producen “cuellos de botella” en el flujo de circulación de tu negocio que necesitaría una solución que agilice la toma de datos en esos puntos, y desbloquee el proceso?
  5. ¿Es importante la “trazabilidad” en tu negocio, bien sea porque es una exigencia de tus clientes, o bien porque significa una ventaja competitiva que valora el mercado?
VOTA
[Total: 0   Promedio: 0/5]

EJEMPLOS PARA INSPIRARTE

Para ayudarte en la reflexión y el uso de este molde, inspírate en los siguientes ejemplos:

LAVANDERÍAS

trazabilidad y clasificación inteligente de las prendas

MOVILIDAD

control de acceso de vehículos

JOYERIA

agilizando el inventario en un distribuidor joyero

ALIMENTACIÓN

trazabilidad del queso

CALZADO

Gestión inteligente de los stocks y más ventajas

EVENTOS DEPORTIVOS

cronometrando maratones

MOLDES RELACIONADOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CONTACTO

CEA+empresas

C/Arquímedes

PCT Cartuja, 41092

Sevilla ESPAÑA

Telf.: 95 448 89 00

info.masempresas@cea.es