45 metáforas y moldes creativos para innovar

43-MODELA, DIGITALIZA, SIMULA

MOLDE 43

MODELA, DIGITALIZA, SIMULA

VOTA
[Total: 0   Promedio: 0/5]

En la mayoría de las empresas hay tareas y funciones que podrían, y convendrían, automatizarse no solo para ahorrar mano de obra, sino también para acceder vía Internet a mercados externos a los que no se puede llegar con una presencia física.

Una vez que se consiguen automatizar, aunque sea parcialmente, se hace mucho más viable su escalado, que es algo que tiene un gran interés para cualquier proceso de expansión empresarial.  

Para automatizar se necesita digitalizar procesos, o en palabras del gurú Nicholas Negroponte, convertir átomos en bits”.

Y para digitalizar resulta imprescindible “parametrizar”, o sea, descomponer los procesos en atributos y operaciones que sirvan para generar modelos que simulen lo mejor posible la realidad que se pretende automatizar.  

También hay un deseo de personalizar, de tratar al cliente por su nombre y no como un número. Obviamente, para conseguir ese efecto no podrá ser el mismo producto/servicio estándar, sino que exigirá muchos cambios desde su diseño o apariencia propiamente dicha, hasta el envase, la forma de comunicarlo y la emoción que se le pueda añadir, así como la excelencia del servicio que le acompañe

Los proyectos de automatización que consisten en desarrollar simuladores son bien valorados sobre todo para:

  • Aprender tareas complejas que costaría mucho realizar con equipos reales (p.ej. simuladores de vuelo, simuladores de operaciones quirúrgicas, simuladores de conducción, simuladores de gestión de negocios)
  • Testar soluciones que implican situaciones de riesgo (p.ej. prototipado rápido)
  • Realizar actividades en entornos hostiles, que entrañan un elevado peligro para el operador (p.ej. robots zapadores, simuladores submarinos)
  • Proveer servicios a distancia, que serían inviables si se tuvieran que desplazar personas a medir y recoger muestras in situ (p.ej. páginas-web para recoger datos de servicios o para mantenimiento preventivo).

Imaginemos, por ejemplo, que una empresa vende un tipo de equipamiento que necesita una revisión o mantenimiento anual y su consiguiente desplazamiento de los técnicos. Esto conlleva costes elevados e impide que estos equipos puedan exportarse. Pues una solución puede ser “parametrizar” los detalles del proceso de mantenimiento y generar un modelo digitalizado donde se introduzcan los datos desde el cliente, con el fin de que el servicio se pueda ofrecer a distancia. 

Existen muchas otras posibilidades. Por ejemplo, una empresa que realiza análisis físico-químicos altamente especializados y que en lugar de tener que recoger una muestra física, diseña un interfaz digital para que el cliente introduzca los datos que se pidan de su muestra y pueda recibir a través de la misma web los resultados del análisis. O un fabricante de moldes de plástico que mediante un simulador facilita al cliente desde cualquier parte del mundo que “dibuje” y “parametrice” el tipo de molde que necesita que se le fabrique.   

En el ámbito del asesoramiento deportivo, estamos viendo la expansión de simuladores que ayudan a mejorar el rendimiento de los atletas y a ofrecer un servicio consultoría a distancia. Un caso interesante fue Sport Academy, una empresa creada por el padre del tenista Sergi Bruguera que funcionaba como una “escuela virtual” para los jugadores de tenis y golf que querían mejorar su eficacia trabajando aspectos biomecánicos de sus movimientos. 

RECOMENDACIONES DE USO

  • La posibilidad de digitalizar es factible también en actividades muy intensivas en mano de obra, en la medida que permita al menos automatizar solo una parte del proceso. La parte automatizada facilita que el valor añadido de las personas se centre en la que no lo está.
  • Lo que llamamos aquí el “desafío de parametrizar” es una tarea compleja, y que requiere un conocimiento profundo de todas las variantes, opciones y atributos de la actividad que se pretende automatizar o simular. Si la solución se concibe bien, es posible conciliar eficiencia con flexibilidad, porque el cliente percibe en el front-office una oferta personalizada (muy flexible) pero en realidad el back-office está diseñado para que las opciones sean finitas y manejables (con el fin de cuidar la eficiencia).

PREGUNTAS PARA LA REFLEXIÓN

Para trabajar este molde te invitamos a hacerte estas preguntas pensando siempre en tu organización o proyecto de empresa:

  1. ¿Es posible “parametrizar” a través de una estructura de datos toda la interacción que se produce de forma presencial con los clientes al prestar un servicio? ¿Podría el cliente introducir en una web toda la información que necesitas para prestarle un servicio, y así éste no tenga la necesidad de desplazarse a tu establecimiento?  
  2. ¿Hay algún proceso en tu empresa que se repite con frecuencia y que podría automatizarse y replicarse?
  3. ¿Puede ser interesante el desarrollo de un “simulador” para facilitar los procesos de aprendizaje y de testing en algún ámbito de tu negocio?
VOTA
[Total: 0   Promedio: 0/5]

EJEMPLOS PARA INSPIRARTE

Para ayudarte en la reflexión y el uso de este molde, inspírate en los siguientes ejemplos:

CIRUGÍA

aprendiendo y preparando las operaciones con simuladores

HIPOTECAS

simuladores hipotecarios por Internet

IKEA

el planificador de cocinas

SHIRTS MY WAY

camisería a medida por Internet

RIESGOS LABORALES

simulando riesgos para formar en prevención

APRENDER HACIENDO

los simuladores de negocios

MOLDES RELACIONADOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CONTACTO

CEA+empresas

C/Arquímedes

PCT Cartuja, 41092

Sevilla ESPAÑA

Telf.: 95 448 89 00

info.masempresas@cea.es