45 metáforas y moldes creativos para innovar

MOLDE 42

POR LOS MOTIVOS CORRECTOS

VOTA
[Total: 0   Promedio: 0/5]

El rasgo más característico de la empresa social es la finalidad con la que se funda.  A diferencia de las empresas tradicionales cuyo objetivo suele ser maximizar el rendimiento económico, la empresa social busca ante todo un beneficio social que mejore la calidad de vida de las personas.

Por los motivos correctos:

Priorizar unos principios, con un propósito social, y se aplican siguiendo una máxima coherencia. Se definen esos valores, y entonces se diseña y gestiona el negocio supeditado a ese propósito.

Por lo tanto, las empresas que se crean “por los motivos correctos”, no lo hacen con el fin último de ganar dinero. La rentabilidad es solo un medio para conseguir impacto social, que es su verdadero propósito, su “motivo correcto”. Con independencia de su figura jurídica, tienen como objetivo esencial la búsqueda de un bien social. Son impulsadas por emprendedores muy implicados en sus proyectos, que impulsan con gran ilusión.

David García, en la revista Yorokobu, lo cuenta así, de forma fenomenal porque sirve de inspiración para este molde:

El mítico sello underground Epitaph Records nació entre otros motivos, y según su fundador Brett Gurewitz, para que un puñado de bandas de punk de instituto pudieran grabar sus primeros discos, para hacer que una escena totalmente amateur fuera algo más profesional. Es decir, nació «por los motivos correctos», como diría Pepo Márquez, músico y miembro de The Secret Society, otros graduados en underground (…) Lo que vengo a decir es que tenemos la necesidad de identificar a la gente que hace cosas movida por esos motivos. De aquellos que se meten en la música para crear desde las tripas, sin valorar cuánta pasta les va a traer eso. De los que dedican años a una revista que nunca tendrá millones de lectores sólo porque creen que es la revista que deben hacer y porque es la revista que les gustaría leer”.

Estos “negocios con propósito” se asocian al llamado “emprendimiento social”, que busca resolver un reto social a través de un modelo empresarial. Para ello, debe tener un “modelo de negocio” que le sirva como estrategia de captación de ingresos, con el fin de que sea sostenible.

Josh Littlejohn y Alice Thompson, los fundadores de Social Bite, una de las empresas que se pone de ejemplo en este molde, afirman esto: “No importa cuán grande crezca Social Bite. Ni Josh, Alice, ni ninguna otra persona, se enriquecerán con este negocio. Existe para lograr objetivos sociales. En pocas palabras, somos un negocio impulsado por la causa, en lugar de la ganancia”.

A diferencia de las ONG, que dependen de donaciones y subvenciones, la empresa social usa el mercado para hacer crecer la solución que plantea. Su trabajo debe repercutir en que la sociedad mejore, pero deben conseguirlo manteniendo la rentabilidad económica. Son proselitistas de su propio modelo de emprendimiento y a menudo trabajan en red. Todo el beneficio generado por estos proyectos empresariales se invierte en su propio crecimiento, para que sea sostenible en el tiempo.

RECOMENDACIONES DE USO

  • Lo primero es encontrar el área de oportunidad donde centrarse. Para eso, los expertos sugieren tres supuestos con los que buscar: 1) Producto o servicio: buscar la solución a algún reto social a través de un producto, mejorando la eficiencia de un proceso de producción, poniendo en marcha un nuevo servicio o haciendo un uso innovador de las tecnologías, 2) Trabajo: ofrecer oportunidades laborales a colectivos en riesgo de exclusión, 3) Materias primas: negocios que elaboran productos con materiales sostenibles, orgánicos y respetuosos con la naturaleza.
  • La empatía es clave. Esto significa saber ponerse en el lugar de los colectivos beneficiarios de la causa que la empresa impulsa. No vale ser paternalistas, como a veces ocurre, cuando no se entienden, ni respetan, bien las motivaciones de esas personas. Muchos fracasos en este ámbito se han debido a eso.
  • Es una empresa, no una ONG. Al mismo tiempo que producen impacto social, necesitan asegurarse una adecuada sostenibilidad, o sea, generar beneficios, para financiar sus necesidades y posterior crecimiento. Es imprescindible realizar la gestión del proyecto como lo que es, una empresa. Es necesaria una dirección y una administración de la contabilidad que permita tomar decisiones sobre inversiones y gastos.
  • No depender de subvenciones: Es probable que, al principio, las donaciones, las subvenciones y las ayudas permitan iniciar el proyecto. Sin embargo, una de las claves es intentar que esta no sea la única fuente de ingresos de la empresa, ya que en el momento que desaparezcan, la empresa tampoco podrá seguir adelante. El objetivo es obtener una estabilidad financiera que contribuya a su sostenibilidad.

PREGUNTAS PARA LA REFLEXIÓN

Para trabajar este molde te invitamos a hacerte estas preguntas pensando siempre en tu organización o proyecto de empresa:

  1. ¿Qué retos sociales, o éticos, te gustaría resolver a través de una empresa?
  2. ¿Qué valores o principios sociales servirían de motivación esencial, por encima de la obtención de beneficios, para crear tu empresa y para gestionarla desde la coherencia?
  3. ¿Qué valores o propósitos sociales se echan en falta en el funcionamiento de las empresas de tu sector, y que podrías trabajar en un proyecto emprendedor?
VOTA
[Total: 0   Promedio: 0/5]

EJEMPLOS PARA INSPIRARTE

Para ayudarte en la reflexión y el uso de este molde, inspírate en los siguientes ejemplos:

THE BODY SHOP

contra la experimentación animal y en favor del uso responsable de las materias primas

OLIBERTÉ

calzados hechos en fábrica con comercio justo

HUERTA DE MONTECARMELO

integración de personas con discapacidad intelectual

SOCIAL BITE

ayudando a las personas sin hogar

MOLDES RELACIONADOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CONTACTO

CEA+empresas

C/Arquímedes

PCT Cartuja, 41092

Sevilla ESPAÑA

Telf.: 95 448 89 00

info.masempresas@cea.es