HUERTOS DE ALQUILER

Servitizando el agro

vota:

Si eres agricultor y la venta de tus productos cada vez es menos rentable, porque los precios se desploman, existen alternativas de pasarte a la opción de “servitizar” tu negocio. Es lo que están haciendo algunas explotaciones agrícolas que ponen en marcha un sistema de alquiler de huertos ecológicos, que está teniendo un gran éxito.

Como bien se explica en este artículo de La Vanguardia, el éxodo progresivo del campo a la ciudad ha disminuido la actividad agrícola, hasta tal punto que las generaciones más jóvenes residentes en las ciudades poco saben del universo agrario de sus antepasados. Pero el interés de la población por el funcionamiento de la agricultura y por la comida sana ha propiciado un nuevo fenómeno: la fragmentación en parcelas de terrenos agrícolas del cinturón metropolitano para alquilar huertos a residentes en grandes urbes como Barcelona.

Según la misma fuente, las comarcas del Maresme y del Baix Llobregat concentran gran parte de estos huertos destinados a agricultores urbanitas amateur, en los que se cultivan tomates, lechugas, calabacines y patatas, entre otros. En Cabrera de Mar, por ejemplo, la economista Natalia Mauri puso en funcionamiento en 2011 Els hortets de Cabrera, 140 parcelas ecológicas de 50 m2 cada una destinadas al alquiler. “Mi ilusión era que la gente viviese la experiencia del campo y que conociese de dónde sale la fruta que luego se come”, dice Mauri, madre de tres hijos, que destaca que en época de crisis “hay más interés por cultivar”, y eso lo demuestra casi el 100% de ocupación de estas parcelas.

Igual le sucedió a Claudi Serra, un jubilado que se dedicó durante más de 30 años a vender fruta en Mercabarna, y que decidió dividir sus dos hectáreas de terreno en el Maresme en pequeñas parcelas de 50, 70 y 100 m2. “Los campesinos venden a 0,40€ y la frutería a 1,50€, por lo que el alquiler de tierras es una de las soluciones ante los bajos ingresos”, destaca Serra, que tiene la mayoría de sus parcelas alquiladas. Cada parcela tiene un coste de unos 30 euros mensuales y dentro de ella se puede cultivar lo que cada cliente quiera, aunque en la mayoría de casos los profesionales les ayudan a decidir qué plantar dependiendo del terreno y de la época del año. Las herramientas para labrar y remover la tierra también están a disposición de los usuarios y algunos de los huertos también ofrecen servicio de “mantenimiento” y control de riego en las épocas en las que el cliente esté de vacaciones.

Fanobaserría, una finca ubicada en el municipio costero de Gorliz (Bizkaia), ofrece parcelas de 100 metros cuadrados para cultivar huertos urbanos, que se entregan preparadas y listas para empezar.  Los espacios se han diseñado para que sean lo suficientemente grandes para una familia o incluso para un grupo de amigos. Los clientes pagan una cuota mensual que les da acceso a herramientas y utensilios: azadas, palas, regaderas, rastrillos, carretillas, plantadores, surcadores y todo lo que se necesite. Las parcelas disponen de tomas de riego y también ponen a disposición de los usuarios abono orgánico. Incluye, además, un montón de actividades y servicios: Parking privado, baños, zonas verdes, merenderos, charlas sobre ecología y sostenibilidad, asesoramiento en las tareas, etc.

Otro ejemplo es Puro Huerto, en la provincia de Málaga. Ofrece huertos de 50 metros cuadrados, con valla individual, zonas de ocio, barbacoas, pérgolas y un buen ambiente para compartir con otros hortelanos. El huerto se entrega arado, e incluye aseos propios, suministro de agua 24 horas, asesoramiento, sistema de videovigilancia, parking y fácil acceso por transporte público.

vota:

VER MÁS EJEMPLOS DE ESTE MOLDE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CONTACTO

CEA+empresas

C/Arquímedes

PCT Cartuja, 41092

Sevilla ESPAÑA

Telf.: 95 448 89 00

info.masempresas@cea.es